Mi 2016 en letras.

blog1

      El 2016 para mí fue una montaña de sentimientos, emociones de todo tipo y mucha incertidumbre. Apartando la situación crítica que vive mi país que nos ha afectado a todos por igual, he podido realizar cosas geniales.  Por ejemplo: Estoy ya a muy poco de obtener el título de Comunicador Social de la Republica Bolivariana de Venezuela. Realicé unas pasantías increíbles en 2 de las emisoras más importantes de uno de los mejores circuitos radiales del país. Asistí a eventos especiales para ofrecer una cobertura completa a las emisoras en las que hice las pasantías. Recobré la valentía y la autoestima que había perdido durante mi etapa de gordo (Que fue muchísimo tiempo)

Mientras hacía la producción de los programas, me codee con gente que jamás en la vida me imaginé toparme: Artistas, eruditos de la tecnología, políticos importantes, médicos, emprendedores, psicólogos, psiquiatras, ingenieros reconocidos, arquitectos de renombre, y un sinfín de personas que llenaron con su sabiduría ese espacio al que fueron invitados para difundir sus trabajos.

Encontré habilidades que se habían desaparecido entre las millones de responsabilidades que exigía la universidad, hice yoga por un tiempo y me sentí demasiado bien, desempolvé mis ganas de tener hobbies distintos a los demás. Tomé una de las mejores decisiones de mi vida: realizarme un bypass gástrico, aunque esto no fue viable porque así estaba escrito, encontré una manera más saludable de ir rebajando poco a poco.

Tuve el cumpleaños más atípico de mi vida: Mientras todos los años yo me ponía la mejor pinta para celebrarlo, este año fue diferente, le hice caso a mi corazón y dejé que todo fluyera. No me acartoné con la ropa más bonita y le di paso a una celebración más humana. De vez en cuando hacerle caso al corazón, no es más que abrazar a esa persona que algún día fuiste.

Pero no todo fue bonito, también dentro de mi ocurrieron muchísimas cosas, descubrí situaciones del pasado no resueltas que en el presente han venido a tocar la puerta para decir aquí estoy, resuélveme para que sigas adelante. Y aunque estoy tratando de afrontarlas, duele saber que aún están ahí y que perdí muchísimo tiempo evadiéndolas. Pero la vida se trata de eso: De perdernos, encontrarnos, caernos, levantarnos y cumplir con la misión que nos corresponde.

Desde ya estoy haciendo la cola con un manojo de nervios y expectativas, para montarme una vez más en la montaña rusa llamada -2017- que ve a saber tu a donde me llevará, lo que les puedo asegurar, es que este 2016 fue uno de los mejores años de mi vida porque puedo traducirlo en una sola palabra positiva: Evolución.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s