Carta abierta los palanqueados del país.

blog-carta

Hola, mi nombre es Jorge (Autor de este blog) y a lo mejor me desconozcas, al igual que desconoces la sensación tan placentera que produce el llegar por méritos propios a cualquier puesto de trabajo.

Y más que hablarte a ti, le debería hablar a todo aquel gerente empresarial, que sus capacidades de gerenciar sean  tan nefastas para dejar en manos de quien sea el trabajo que debería cumplir un verdadero profesional, solo por congraciarse con cualquier familiar, amigo, vecino, etc. Sin importar cuánto le haya costado levantar lo que hoy en día es su empresa.

Hablar de ti, de tu poca ética profesional y la inexistente moral que desbordas, sería muy fastidioso, porque estoy seguro que ya te has dado cuenta que a tu alrededor existen personas que lo hacen y critican lo mal que ha estado tu desempeño durante tu estadía.

Pero siempre hay algo que agradecer a ti Sr/Sra/Srito/Srita palanqueado/a, el que llegues a una empresa ya sea de renombre o no y te aproveches de tu estatus para echar todo el carro que quieras, le da la oportunidad a quienes realmente tengan las ganas de seguir creciendo profesionalmente dentro de su entorno laboral.

Sin más nada que agregar, espero que al leer esta carta te sientas identificado/a cada vez que le hablas a los enchufados del gobierno.

Pd: Me acaban de llamar de la NASA para avisarme que en todas sus estaciones espaciales que están ubicadas fuera de nuestro planeta, no solo se ven las luces de la ciudad de Las vegas, sino el destello que emana tu descaro.

ATTE: Jorge rubio

Mi 2016 en letras.

blog1

      El 2016 para mí fue una montaña de sentimientos, emociones de todo tipo y mucha incertidumbre. Apartando la situación crítica que vive mi país que nos ha afectado a todos por igual, he podido realizar cosas geniales.  Por ejemplo: Estoy ya a muy poco de obtener el título de Comunicador Social de la Republica Bolivariana de Venezuela. Realicé unas pasantías increíbles en 2 de las emisoras más importantes de uno de los mejores circuitos radiales del país. Asistí a eventos especiales para ofrecer una cobertura completa a las emisoras en las que hice las pasantías. Recobré la valentía y la autoestima que había perdido durante mi etapa de gordo (Que fue muchísimo tiempo)

Mientras hacía la producción de los programas, me codee con gente que jamás en la vida me imaginé toparme: Artistas, eruditos de la tecnología, políticos importantes, médicos, emprendedores, psicólogos, psiquiatras, ingenieros reconocidos, arquitectos de renombre, y un sinfín de personas que llenaron con su sabiduría ese espacio al que fueron invitados para difundir sus trabajos.

Encontré habilidades que se habían desaparecido entre las millones de responsabilidades que exigía la universidad, hice yoga por un tiempo y me sentí demasiado bien, desempolvé mis ganas de tener hobbies distintos a los demás. Tomé una de las mejores decisiones de mi vida: realizarme un bypass gástrico, aunque esto no fue viable porque así estaba escrito, encontré una manera más saludable de ir rebajando poco a poco.

Tuve el cumpleaños más atípico de mi vida: Mientras todos los años yo me ponía la mejor pinta para celebrarlo, este año fue diferente, le hice caso a mi corazón y dejé que todo fluyera. No me acartoné con la ropa más bonita y le di paso a una celebración más humana. De vez en cuando hacerle caso al corazón, no es más que abrazar a esa persona que algún día fuiste.

Pero no todo fue bonito, también dentro de mi ocurrieron muchísimas cosas, descubrí situaciones del pasado no resueltas que en el presente han venido a tocar la puerta para decir aquí estoy, resuélveme para que sigas adelante. Y aunque estoy tratando de afrontarlas, duele saber que aún están ahí y que perdí muchísimo tiempo evadiéndolas. Pero la vida se trata de eso: De perdernos, encontrarnos, caernos, levantarnos y cumplir con la misión que nos corresponde.

Desde ya estoy haciendo la cola con un manojo de nervios y expectativas, para montarme una vez más en la montaña rusa llamada -2017- que ve a saber tu a donde me llevará, lo que les puedo asegurar, es que este 2016 fue uno de los mejores años de mi vida porque puedo traducirlo en una sola palabra positiva: Evolución.