Otro shot para olvidar.

blog4

Mis días siempre han sido un infierno que no tiene reparo, aunque busco la manera más elocuente para salir de este, termino sucumbiendo ante la llamada de aquel espiral lleno de decepción, tristeza, soledad y oscuridad en el que se ha convertido mi vida desde que tenía 15 años.

Desde que me despierto por las mañanas, los pensamientos que cobijan mi mente, son aquellos que me trasladan a épocas lejanas en donde las desdichas en las que vivía se apoderaban de mí. Violaciones, maltratos, insultos y golpes proporcionados por mi propia familia. Lo sé, mi vida no ha sido fácil. Me levanto para desayunar un tazón de cereal, y mis lágrimas recorren mis mejillas al pensar que mucha gente no lo puede hacer. A veces siento dentro de mi ese vacío de no poder hacerles llegar algo, pero se me pasa al ver los restos de mi sobrevivencia en un cuarto 2×2, que cuenta tan solo con una nevera con muchas jarras de agua, un cartón de leche, una vieja cama con olor a moho y un closet en donde guardo los pocos enseres que poseo.

Lo único que me motiva a seguir viviendo es que llegue la noche, pero antes voy 8 horas al trabajo a encontrarme con jefes mal encarados, compañeros que van siempre en la búsqueda de saciar su cuota de morbosidad hurgándoles la vida a los demás, alimañas de la administración pública que su única aspiración en la vida, es que su jefe tenga los testículos por debajo de los tobillos para no ser los próximos en la lista de despidos cuando hagan un nuevo recorte de personal en la entidad. Luego de entrar a trabajar en esta pocilga, me doy cuenta que mi destino se montó en el tren que va directamente hacia la mediocridad, y por más que trate de cambiarme, este corre tan rápido para que no me baje.

Durante las horas que paso en mi trabajo, la ansiedad de no saber que voy a hacer en la noche me consume. Llegan las 3 de la tarde, y mi teléfono empieza a sonar sin parar, invitaciones vienen y van a clubes nocturnos, a casas de amigos, a fiestas hasta el amanecer e inclusive a un viaje ida y vuelta a la playa. Tomar la difícil decisión de donde ir, me toma mucho más de 45 minutos, nunca me ha tomado menos. Llego a la casa, tomo una ducha rápida y cubro mi cuerpo con un vestido de satín color negro, que posee un escote en v, y muestra mucho más de lo que debería. Me maquillo sencillamente, me coloco mis pestañas postizas, mis extensiones y unos tacones negros de más o menos 20cm de altura.

Caía un poco más la noche, y llegaba directamente junto a mi grupo de “amigos” al área lounge de la discoteca de moda. Ya los dueños de dicho local nos conocían y recibían con el servicio que pedíamos cada vez que pisábamos sus instalaciones. El primer trago siempre me servía para entrar en ambiente. Me sentía desinhibida y mucho más sexy a las miradas de los hombres.

Cada vez que me servía otro, sentía como mi pasado se iba borrando conjuntamente con mi vista. Cada bebida que me tomaba, era como si tuviese dentro de ella el poder de ir secando todas las desdichas que habían ocurrido en mi vida. Pasada la media noche, llegó la ronda del tequila, esta hacía que cada mililitro de alcohol que entraba en mis venas, fuese arrancando de mi piel todos los besos y las caricias dadas por aquellas personas que me sostuvieron entre sus brazos de manera forzosa sin consentimiento alguno.

Minutos después llegó el momento del Martini, con cada trago de este, sentía como los recuerdos de aquellos insultos propiciados por quienes “me querían” se iban desapareciendo e iban apareciendo en sus bocas halagos a mí persona. Microsegundos más tarde llegaron los tragos dulces, esos que sin importar su buen sabor, no dejan de ser el líquido mágico que se expande por mi sistema venoso, cerrando cada herida hecha por las golpizas patrocinadas por los que alguna vez dijeron que me querían.

En definitiva, el efecto que producía en mí el alcohol, era el mismo efecto que produce la apertura de una jaula a un pájaro. Una sensación de haberme quitado de encima todo lo que me oprimía, haciendo que me desensimismara de las 4 paredes de mi ser. Sintiendo así la libertad que nunca había tenido porque jamás en mi existió la posibilidad de buscar las herramientas necesarias para destruir los barrotes que formaban aquel enrejado de metal que no me dejaba volar al futuro que merecía. Pero como todo lo bueno tiene su fin, esta sensación se esfumaba cada vez que la aguja del reloj caminaba de las 5:59 a las 6:00 am.

El sol salía, y la rutina junto al espiral de decepción, tristeza, soledad y oscuridad llegaba una vez más a mi vida, arropando cada hora, cada minuto, y cada segundo que comprendía mi día hasta que llegara la hora deseada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s