Sólo espero una última llamada

AA009679

Una vez más estoy sentado en la misma silla esperando su llamada, la última vez que hablamos fue hace un par de meses. Me comentaba que su día había sido fantástico. Y con su voz yo dibujaba su rostro y la expresión con la que me decía las cosas, su tono de voz teñía la situación de color sepia dándome pie para imaginar toda la historia que me contaba.

Lamentablemente, la intensidad de sus llamadas bajó cuando apareció él en su vida, un hombre de tez blanca, alto de ojos azules, un poco más fornido que yo y con una vida muy interesante, por lo que escuché es dueño de uno de los bancos más prestigioso del país. Pero así son los ex`s, cuando todo termina no hay vuelta atrás, la cosa es que ella y yo no pusimos limites a la hora de irnos de la vida de ambos. Suena muy raro eso, pero así ha sido, dia a dia, le agregábamos un poco más de leña al fuego, hasta que llegó él a embadurnarla con joyas, viajes y todo lo que yo no podía darle.

Sigo enamorado de ella, lo que pasa es que ya no es la misma, aún sigo anclado a esa mujer de la que me enamoré esos primeros años, cuando esta no conocía lo que era la vida cara. Hay confesiones que se hacen una vez en la vida, esta es una: 50 años después, ambos ya nos hemos casado y divorciado de nuestras respectivas parejas, tenemos 3 hijos cada uno, y ya estos están grandes, me siento todas las tardes a esperar por lo menos que me llame por última vez para escuchar su voz e imaginarme toda la historia en color sepia.

Anuncios