A modo de desahogo: ¿Dónde se fueron mis ganas de escribir?

Sé que esto se lee terrible de alguien que estudia Comunicación Social y tiene que estar constantemente escribiendo y persiguiendo ese estilo que lo definirá por el resto de su vida. Pero hay momentos en el que las ganas de escribir se desaparecen, como hay días también en donde a los creativos se les disipa la creatividad. Hoy es un día de esos. Aún no sé donde se fueron esas ganas de escribir, a lo mejor están en el fondo del mar o quizás se quedaron solo para plasmar mis sentimientos más profundos en el blog de notas de mí Smartphone. Si ven esas ganas por ahí, díganle que las ando buscando desde hace semanas.