Duele ver (Carta de una amiga lesbiana)

image

Duele ver como vives en un mundo lleno de engaños en donde participan todos los que te rodean incluyendote a ti y a al novio que tienes, duele ver como tu desfachatez hace acto de presencia en cada foto que posteas con el, en cada te quiero que le dices al oido, en cada te extraño. Eso me pesa mucho verlo. 

Pero aún más me duele ver como en tus noches de lujuria y de pasión, entras a esos perfiles falsos que creas en páginas para buscar a cualquier mujer deseosa de lo mismo que tú y empezar a seducirla para que te quite las ganas que no te sabe quitar el niño al que engañas diariamente, al que tienes para que la sociedad te de el visto bueno cuando vayan agarrados de la mano por la calle. 

Aún no me entra en la cabeza como hay seres tan egoistas y tan malos que tienen la mala maña de mantener a un hombre a su lado sin ni siquiera quererlo, solo por el simple hecho de que este te hace ver bien ante el mundo.

Sin embargo, ahí sigues. Jugando a que la mascara se te caiga algún día, tratando de mantener el equilibrio en la cuerda que divide la verdad y la mentira, cuidando de que el fuego no se avive mucho y llegue a quemarte. 

Pero quedate tranquila, a lo mejor llegarás a la vejez sin que nadie se vuelva terrorista y planee el atentado para revelar tu identidad, pero si vivirás con un gran problema, y es que nunca le podrás esconder al espejo quien eres y cada vez que te veas en el, este te lanzará dardos con veneno. Pero no con un veneno común, sino con el veneno de la soledad interna en conjunto con el de la desconexión de lo que sientes, lo que eres y lo que muestras ser.  

Este veneno es uno de los peores venenos, porque es más fuerte que el arsérnico que el cianuro y cualquier mata ratas juntos. Te volverás una persona que con el pasar del tiempo tus niveles de amargura serán cada vez más altos, y lentamente te irás deteriorando por dentro hasta llegar a la muerte. 

Y sí, duele ver que eso le pase a una persona tan bella como tú, y duele más aún si sé que detrás de esta fachada de mala persona, se esconde alguien que de verdad vale la pena. Pero esta vez no seré yo quien luche por eso, ya me cansé de esperar mi cuota de cariño, ya me harté de buscarte y no recibir la respuesta que quiero, ya me obstiné de darte atención y dejar de ponerla en mí. Estoy segura que quiero emprender el vuelo de vuelta que hice a tu vida, ya no tengo nada que hacer acá. Por eso mismo te dejo esta carta, por si un día llegases a reflexionar y quieras un cambio radical, ahí estaré esperando. No creas que el tiempo se congelará y me quedaré sin hacer mí vida, que tendré las mismas ganas de antes, de lo que puedes estar segura, es que estaré ahí. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s