Si las pienso, no las digo.

Sin título-3Hola, tenía que si una o dos semanas sin pasar por acá. Todo esto por las responsabilidades que estaba cumpliendo con la universidad. Bueno, y hablando de la universidad, esta sección llamada Si las pienso, no las digo, se me ocurrió dentro de las 4 paredes de un salón de mi hermosa casa de estudios, y consta de una serie de pensamientos en positivos que jamás en la vida sería capaz de decirlos en voz alta. Ya que muchos me tildarían de un libro de autoayuda andante. Pues no, eso se lo dejo a Walter Riso y a todos los que se ocupan de realizar ese tipo de libros y sacarlos a las estanterías de las más importantes librerías del mundo.  No quiero decir con eso, que este tipo de lecturas sea mala. Pero, sin más preámbulos, acá les dejo estas frases que escribí luego de varios momentos duros que he vivido, y me quedaron tatuadas como adornos que cubren mi piel.

–  Descubrí que la manera más eficaz de quererme era dejando atrás a todo aquel o aquello que me hizo daño alguna vez.

–   Encontré que la mejor manera de seguir un sueño, era luchar por él y no descansar hasta obtenerlo.

–    Una de las tantas veces que alguien me alzó la voz, me apagó por mucho tiempo. Pero poco a poco busqué el tomacorriente de mi vida para encenderme y seguir brillando por mi mismo.

–     Muchas veces tuve ganas de descolgar mis alas e irme a otro plano, pero comprendí que en este todavía me quedaba mucho por hacer.

–      Si te hablo más de 10 veces y siempre me sales con que estás ocupado, no te quejes cuando vengas a preguntarme algo y te conteste que estoy invirtiendo mi tiempo en ser feliz y te diga que no vuelvas más.

–     Andar con el alma desnuda por ahí, no es muy bueno, ya que hay mucha gente con el alma sucia que le gusta destruir lo que es claro, lo que brilla por si mismo, lo que esparce bondad.

–      Si el tiempo que tienes para ti, lo empiezas a invertir en los demás, quedarás desprotegido y desequilibrado. Recuerda que todos necesitamos del equilibrio para poder vivir bien.

–      En nuestro camino se nos cruzan personas indeseables, para poder tener referencia de lo que no tenemos que ser.

–      Si sientes que tú vida está llena de vacíos existenciales, activa tú curiosidad y empieza a hacerte preguntas. Poco a poco el tiempo te traerá las respuestas de distintas formas.

–      Si para estar con alguien este te exige millones de requisitos, no te engañes, ese alguien no quiere estar contigo.

–      El autoengaño es la peor forma de alimentar una esperanza que nada ni nadie nos plantó.

–      La manipulación es la manera más básica de convencer a alguien y llevarlo a tú terreno. Si no eres capaz de utilizar argumentos y persuadir a las personas de manera inteligente, entonces fracasaste.

–     El perdón sano que viene del alma, no ese que viene solo de la boca para afuera, es una de las herramientas que genera bienestar en el ser humano, úsalo y verás que todo fluirá y te irá estupendamente bien en la vida.

Duele ver (Carta de una amiga lesbiana)

image

Duele ver como vives en un mundo lleno de engaños en donde participan todos los que te rodean incluyendote a ti y a al novio que tienes, duele ver como tu desfachatez hace acto de presencia en cada foto que posteas con el, en cada te quiero que le dices al oido, en cada te extraño. Eso me pesa mucho verlo. 

Pero aún más me duele ver como en tus noches de lujuria y de pasión, entras a esos perfiles falsos que creas en páginas para buscar a cualquier mujer deseosa de lo mismo que tú y empezar a seducirla para que te quite las ganas que no te sabe quitar el niño al que engañas diariamente, al que tienes para que la sociedad te de el visto bueno cuando vayan agarrados de la mano por la calle. 

Aún no me entra en la cabeza como hay seres tan egoistas y tan malos que tienen la mala maña de mantener a un hombre a su lado sin ni siquiera quererlo, solo por el simple hecho de que este te hace ver bien ante el mundo.

Sin embargo, ahí sigues. Jugando a que la mascara se te caiga algún día, tratando de mantener el equilibrio en la cuerda que divide la verdad y la mentira, cuidando de que el fuego no se avive mucho y llegue a quemarte. 

Pero quedate tranquila, a lo mejor llegarás a la vejez sin que nadie se vuelva terrorista y planee el atentado para revelar tu identidad, pero si vivirás con un gran problema, y es que nunca le podrás esconder al espejo quien eres y cada vez que te veas en el, este te lanzará dardos con veneno. Pero no con un veneno común, sino con el veneno de la soledad interna en conjunto con el de la desconexión de lo que sientes, lo que eres y lo que muestras ser.  

Este veneno es uno de los peores venenos, porque es más fuerte que el arsérnico que el cianuro y cualquier mata ratas juntos. Te volverás una persona que con el pasar del tiempo tus niveles de amargura serán cada vez más altos, y lentamente te irás deteriorando por dentro hasta llegar a la muerte. 

Y sí, duele ver que eso le pase a una persona tan bella como tú, y duele más aún si sé que detrás de esta fachada de mala persona, se esconde alguien que de verdad vale la pena. Pero esta vez no seré yo quien luche por eso, ya me cansé de esperar mi cuota de cariño, ya me harté de buscarte y no recibir la respuesta que quiero, ya me obstiné de darte atención y dejar de ponerla en mí. Estoy segura que quiero emprender el vuelo de vuelta que hice a tu vida, ya no tengo nada que hacer acá. Por eso mismo te dejo esta carta, por si un día llegases a reflexionar y quieras un cambio radical, ahí estaré esperando. No creas que el tiempo se congelará y me quedaré sin hacer mí vida, que tendré las mismas ganas de antes, de lo que puedes estar segura, es que estaré ahí.